lunes, 15 de junio de 2015

Susurro I – Cuando despierto

“Amanezco hoy… 
por la fuerza del cielo, 
de la luz del sol, 
del resplandor de la luna, 
del esplendor del fuego, 
de la velocidad del rayo, 
de la rapidez del viento, 
de la profundidad del mar, 
de la estabilidad de la tierra, 
de la firmeza de la roca, 
Amanezco hoy… por la fuerza secreta que me guía” 
Bendición Irlandesa 

Amanece y la pereza es continua… tal vez porque el trasnoche fue largo, las películas cada vez van ocupando más espacio en mis tiempos muertos, los correos y las llamadas cada vez menos continuas y las gentes cada vez más distantes; la cama sigue siendo cómplice compañera, y es este despertar de cada día con este cuerpo lleno de pensamientos e ideas confusas que se dispone a marcar en el calendario un día más/un día menos, depende de donde se vea el vaso…medio vacío o medio lleno.
Hoy particularmente desperté feliz del sueño que tuve, será tal vez porque llegue a recordar una gran parte del mismo y pude estar aunque en sueños con personas que ya no veo hace mucho tiempo, incluso pude verte y aunque no te dejaste alcanzar a pesar de haber seguido tu paso con este yeso (que no me deja ni en sueños), pude darme cuenta que debía dejarte tomar ese bus, a donde…no sé.
Hoy al despertar sin miedo al movimiento cansino de este yeso, ni al dolor de la herida aun fresca que prometen 8 semanas de descanso/reflexión, el tiempo parece lejano, sin embargo otra vez viendo el calendario vuelve la misma pregunta, el vaso medio vacío o medio lleno, siendo que sin darme cuenta ya es Mayo y en un tris pasaron 5 meses de este año. Es duro parar en seco y ver que dejé pasar los días, los meses solo para olvidar que un día simplemente decidiste salirte de mi vida sin previo aviso, dejando varias preguntas sueltas, varias interrogantes, generando culpas, reproches, miedos, pero sobretodo tanta incertidumbre… sentir que ya sano la garganta de todo ese desangrado que no pude ponerlo en papel porque simplemente fueron meses que no hubo tiempo, ni valor para escribir y cuando diste la vuelta, cuando decidiste que ya no iba mas, simplemente no pude sacar esta tintallanto, vomitar las palabras, liberarme de este dolor que dejo esta mirada perdida en la nada...pero hoy despierto y aun te extraño pero ya no duele.
Volver a mirarse al espejo y reencontrarse, como si hubiera vuelto de una batalla de años, barba, cabello largo, pero más aún…tiempo... segundos, minutos, horas, días, meses llenos de todo y a veces llenos de nada.
Complicado encontrarse o reencontrarse en estos sueños de luz, darme cuenta que una vez quise escribirlos y ahora solo quiero archivarlos… darme cuenta que estaba olvidando la alegría, despertar y ver que hay un nuevo día al que no podre seguirle el paso (que irónico o broma de mal gusto), ver que muchas cosas van cambiando y pensar cuantos días los dejé pasar así… vacíos… reflexionar si realmente valió la pena… silencio.
Seguir durmiendo sería una buena opción, ya ni se bien que día es, todos los días parecen domingos y me transporto a un tiempo olvidado donde simplemente no se hace nada o mas bien un tiempo en el que quisiera hacer todo; el ser humano es muy contradictorio siempre quiere lo que no puede tener. 

En fin… desperté… empieza el día… que día?... Creo que Lunes

A siete semanas de volver a andar, Mayo, 25 del 2015

miércoles, 3 de junio de 2015

ESPERANDO EL CUMPLEAÑOS

Terminó la jornada del lunes y el reloj de la computadora me recuerda que en 4 horas más el mundo habrá completado otra vuelta al sol, se habrá cumplido un año más desde que llegue al mundo y habrá que hacer un resumen rápido para ver cómo termina el año 37 para empezar el año 38. Hojas”, canción que dio vueltas en mi cabeza toda la tarde, algo así como: “Esas hojas que te faltan. Las arranqué yo de tu cuaderno. Me las llevo de amuleto…Y ahora si me puedo ir sabiendo que dejo todo…Y ahora si me puedo ir porque sé que dejo todo… Ojalá que en el recuerdo… Nos encontremos de cualquier modo” …de esa manera despedir el año 37 dejando lo que no pudo ser sin dejar de ser optimista, con certeza ha sido un año de encuentros y desencuentros, de mucho trabajo, de ilusiones y desilusiones compartidas, de errores, de alegrías, de penas, de ilusiones rotas, de sueños cumplidos, de logros inesperados, de amores, de desamores y todo lo que implica vivir de aquí para allá… en definitiva un año loco con subidas y bajadas, por ende este no fue un año cualquiera ya que todo ello me hizo crecer y todo eso es vida. Para mí este año ha sido un año completo, he hecho todo lo posible para intentar hacer un poco más fáciles las cosas. Quizás lo haya logrado, quizás no, pero siempre he tenido la gracia de contar con mucha gente, mi familia, los amigos de siempre, nuevos amigos, conocidos que simplemente aparecieron en esos instantes, amores mágicos (no pierdo la manía de buscarme lo más complicado en este ámbito)… He hecho mi mejor esfuerzo para seguir en pie, para continuar con este proyecto de vida y sigo aquí. Con certeza el solo hecho de despertar cada día ya es una victoria y es esa suma de pequeñas victorias que hacen que la vida tenga sentido, pero no podemos dejar de lado a las derrotas, éstas son tan importantes como las derrotas porque de ellas una aprende y con ellas una crece. Por ello quiero hacerme unos nuevos propósitos; recordar que nada puede ser realmente nuevo si uno lo vive desde viejas actitudes, por ello deseo que todo el tiempo de vida que quede por caminar esté lleno de madrugadas alegres, que vengan con sol, con una leve lluvia, con un cantico de la naturaleza, con nuevos propósitos para ese día, que venga con sueños. Que se desvanezca el miedo a experimentar nuevas cosas, nuevos sueños, nuevas metas ya que nadie vino a este mundo a encerrarse en un lugar seguro para lograr la aprobación de los demás ó a “matar el tiempo” para evitar meterse en problemas, mas locuras… mas vida. El compañero Mujica decía que uno debe vivir la vida al máximo ya que "el único bien que no se compra es el bien superior... la vida" y es cierto, no hay forma de ir a comprar al supermercado “unos años más” de vida con una tarjeta de crédito o un millón de dólares de buena salud, por lo que habrá que regalarse más momentos que llenen el corazón antes que el bolsillo. En ese sentido miraré hacia atrás sólo para cerrar asuntos pendientes ya que es el único modo en que el pasado puede realmente pasar, me haré cargo de mis errores y pediré disculpas. Con certeza es muy buena política reconocer lo recibido y dar las gracias, comprender lo que no comprendimos y dejar ir lo que ya no es nuestro. Cerrar algo inconcluso es la oportunidad que nos damos para comenzar a hacer espacio para algo nuevo… y vuelvo a Vicentico. Estar atento a encontrar verdaderos compañeros/compañeras de Camino en el día a día, aquellos que sean afines a la más íntima esencia ya que en este mundo estamos propensos a los encuentros, entonces habrá que hacer de esos encuentros un arte para poder elegir la mayor de las veces bien. Por ello deseo que la vida me regale el sol abrazador de cada mañana, la noche estrellada de las noches límpidas, muchas sonrisas, muchos abrazos y besos, lágrimas de alegría, fortaleza, solidaridad y amor. Que las elecciones siempre sean buenas, que la sensibilidad se abra y florezca en este año que pronto empieza. No olvidar que la marca registrada de los seres humanos radica en la capacidad de no perder la esperanza y la capacidad de seguir soñando y creyendo en esta vida, para ser cada día mejor persona. Por ello esta noche sin duda alguna, colgaré esta carta a una estrella del cielo para pedirle que me recuerde todo lo que está aquí escrito, cada vez que sienta el peso del mundo en mis espaldas. El tiempo pasa y hay un par de cafés pendientes para esperar la hora, gente muy cercana que quiere contar las horas y los minutos para esperar la llegada del día, la vida no deja de sorprenderme… salud y rebeldía. Vlady 16 de marzo 2015

martes, 10 de diciembre de 2013

10 de Diciembre

Hoy el papel en el que escribo es de color gris y ahí de nuevo esta la música -de música pues hoy toda la mañana hubo música en inglés- y mucho frío, un par de cafés y una conexión de internet muy lenta, archivos que no cargan, correos que no llegan y el frío… este frío que sigue atormentando esta gélida mañana. Hoy creo que la mejor cosa que podría hacer sería estar muy cerca suyo, bajo esta misma llovizna menuda, podríamos estar cerca y sonreír… hoy sería una buena excusa para dejar que pase el día sin remordimientos.
Muy dentro en mis memorias sigo encontrando trazos de los viejos recuerdos y los sueños rotos que el tiempo no los pudo borrar, hoy el día llora y el café se enfría más rápido y cada vez me convenzo que se hace mas difícil encontrar el amor que el tiempo no pueda destrozar. Las mismas viejas escenas, todas pasan en este día frío, en esta lluvia compañera que otrora acompañó tantas locas aventuras.
Que tentación de volver a la cama y dejar que el día simplemente pase, nada como pasar el día entre cobijas cuando se pone frío mas aún cuando no hay pretexto para salir a patear charcos de agua. Sin embargo, se hace necesario continuar el viaje, perseguir nuevos sueños, abrir nuevas puertas, liberar el tiempo, limpiar los restos de otros tiempos y despejar el cielo. A pesar del frío que quema, a pesar de la lluvia que sobrepasa el cuerpo y se filtra por los poros, a pesar de que el sol hoy esta tímido y se oculta tras todas estas nubes y a pesar de que el viento sopla tímidamente para recordarme que esta también presente.

Vida rara…

Porque existe el vino y es mal visto ser borracho, por que existe el amor y es mal visto ser apasionado, porque hay heridas que no cura el tiempo. En ese contexto a veces se hace difícil abrir puertas, quitar cerrojos, cruzar ríos, bardarse un par de paredes que algún momento nos dieron seguridad, volver a la vida y aceptar el reto de seguir de pié, pasando los días y viviéndolos uno a uno.
Muchas veces se hace difícil recuperar la sonrisa, volver a soñar, a cantar, volver a bailar debajo la lluvia sin sentir frío, dejar de desconfiar de la gente y volver a extender las manos… muchas veces se hace difícil desplegar las alas y volver a volar. En días como estos se añora simplemente el calor de las frazadas o un regazo, pero más aun la certeza de que estas seguro y que no habrá la posibilidad que un rayo te parta en dos o tres o cuatro.

Hoy se extrañan esos días de calor humano, aunque solo fuera un instante pero cerca… muy cerca, recorrer mis pasos y encontrar el silencio de unos besos, estar muy cerca y tomar mis manos frías entre unas manos calientes y empaparme de su aroma… hoy hace mucho frio que ni el café puede contener y solo me queda alimentar este blog para invitarlos a brindar por el frio y la lluvia, esta lluvia transformadora y abrumadora… saludddd!!!  saludddd!!!